PARLUX, PARA LOS ESTILISTAS MÁS EXIGENTES